Friday Feb 28

Las emociones aumentan de peso

Al hablar de obesidad se mencionan la mala alimentación y el sedentarismo, pero poco se dice de los motivos emocionales que nos ocasionan sufrir sobrepeso

Las emociones aumentan de peso
Cuando se habla de las causas de la obesidad, se mencionan a los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, pero poco conocemos sobre los factores emocionales que nos llevan a sufrir sobrepeso, y ya se ha descubierto que la mente provoca aumento de peso.

Para que una persona logre llegar a su peso ideal y mantenerlo, es fundamental que trabaje con distintos especialistas, entre los cuales se encuentra el psicólogo, que es el encargado de ayudar a encontrar cuáles son los motivos emocionales que le hacen subir de peso o le impiden perderlo.

Para la psicóloga Aida Cardoso, es importante conocer las causas físicas del aumento de peso, pero también es necesario determinar qué situación, problema o emoción presenta cada persona como individuo, que le provoca ganar peso o le impide perderlo.

Aida Cardoso Colín es psicoterapeuta integrativa y coaching ontológico en el estudio del ser. Estudió Psicoterapia Breve e Intervención en Crisis, Hipnosis Ericksoniana y Constelaciones Familiares. Actualmente se desempeña en terapia individual, capacitación empresarial, coaching personal y coaching sistémico organizacional. También es facilitadora en cursos y talleres ontológicos e integrante de la Institución Mundial de la Vida Impersonal.

Ella respondió nuestras inquietudes en exclusiva para Esmas Mujer:

De dónde vienen nuestras emociones

Aida, así como el cuerpo se alimenta de lo que come, la mente se nutre de los pensamientos y las emociones. Entonces, ¿el aumento de peso se origina en la mente?

La mente es una parte que no muchas personas manifiestan, pero los pensamientos son órdenes que le das a cada momento a una energía sin forma llamada mente. Cada vez que hablas, le das una orden a tu mente y las personas se ven al espejo y dicen “estoy gorda” en vez de “cada día me veo más sexy”. Cada palabra tiene una vibración en nuestro cerebro y cada una de nuestras millones de células tiene inteligencia propia, por lo que “gorda” es el mensaje inmediato que llega a la célula y por lo tanto ésta se inflama y engorda.

Aquí hay que trabajar en niveles. En el nivel físico hay que hacer una dieta, hacer ejercicio, y sobre todo tomar mucha agua, pues es el elemento que nos conecta con la vida y con nuestras emociones. En el plano emocional es importante desbloquear las emociones, pues todos empezamos a tener problemas cuando queremos controlarlas, muchos se enojan por sentirse tristes, y esas emociones llegan a las células con consecuencias negativas.

En el campo mental hay que conocer nuestro inconciente, pues éste predomina en un 95% de nuestra actividad diaria. Es diferente decir “cada día estoy más gorda” que decir “soy la imagen de la perfecta salud, hoy tomo la vida y el bienestar”. En eso consiste un entrenamiento mental dirigido hacia el amor universal que te hace vibrar de una manera superior. Es poco fácil hacer el cambio pero es paulatino y cuando te das cuenta ya estás pensando en automático y tu cuerpo lo refleja.

En la parte espiritual hay que agradecer cómo llegamos a esta experiencia, hay que llenarse de la vida, disfrutar lo que comemos. Subimos de peso por una cuestión emocional que es la falta de saciedad, pues muchos no se permiten sentir éxito, alegría y satisfacción, comen muy rápido y no disfrutan el sabor y el aroma de los alimentos, no ponen atención a las pequeñas cosas de la existencia, y tampoco se permiten sentir satisfacción en el trabajo ni en las relaciones con los demás.

La profundidad de la gratitud

Para tener éxito en el proceso de pérdida de peso, ¿la persona necesita conocer sus conflictos emocionales?

Más que trabajar con el pasado, es empezar a accionar el aquí y el ahora. Cuando la persona decide bajar de peso, debe saber cuál es la parte que quiere trabajar, es decir, lo estético o lo psicológico. Tomarse fotos es muy importante, para reconocerte en una nueva forma física, porque cada semana ves los cambios en tu cuerpo, y si no los ves puede ser que te sientas igual a pesar de haber bajado de peso.

Si a esto le sumas empezar a agradecer, creas una vibración diferente y muy plena. Con esta fórmula no sólo bajarás de peso, sino que harás un ajuste en tu vida y en tu autoestima, lo que originará cambios en todos los aspectos de tu vida.

¿De qué forma recomiendas comenzar a trabajar en eliminar los malos hábitos, como la mala alimentación y el sedentarismo?

La mayor razón de por qué a la gente le gustaría bajar de peso es por salud o por estética, yo les digo que es por su cuerpo. Primero se debe tomar la decisión de querer estar mejor, de lo contrario ninguna terapia sirve. El que tú decidas estar mejor ya es una ganancia del 80%. Después se debe decidir cómo y con qué tratamiento bajar de peso y acompañarlo del ejercicio.

Después trabajar en el terreno emocional, que es agradecer. Antes de comer es importante decir “ya me nutrí con el amor de mamá, ahora puedo comer”, y con esto empieza a haber cambios y una energía maravillosa. En lo mental mi decreto es “todo lo que como se convierte en energía, mi cuerpo absorbe lo que necesita y deshecha fácilmente lo demás”.

¿Es necesario trabajar de una manera integral?

Así es, yo trabajo de manera integral para hacer el proceso breve y en seis meses lograr grandes cambios. Tengo 12 años dando terapias y talleres vivenciales, y no puedes trabajar sólo a nivel emocional, pues necesitas un cambio mental que te genere situaciones más profundas. En el ámbito médico hay muchas opciones para bajar de peso, pero lo más adecuado es tener también psicólogos que nos ayuden a mover nuestro nivel energético y espiritual.

A nivel mental con programación neurolingüística, a nivel emocional con constelaciones familiares e hipnosis, a nivel espiritual con la reconciliación con los padres y con el agradecimiento. Somos mujeres divinas y seres humanos, una palabra compuesta por nuestra parte de SER que es el motor, y nuestro trabajo consiste en expresar nuestra parte HUMANA con nuestro cuerpo, conectándolo con el equilibrio.

Y a nivel físico tengo pacientes con balón intragástrico o con banda gástrica ajustable. Hay muchos médicos especializados en estos procedimientos muy rápidos que son alternativas que pueden ayudar de manera eficaz y segura a adelgazar si ya se ha intentado todo y no se ha podido perder peso.

La relación con los padres

¿Cómo es que las cuestiones emocionales estimulan el apetito, originan sobrepeso o impiden perderlo?

La mayoría de las personas piensa que aumenta de peso por estar deprimidas y comer más, como en las películas en que comen helado de chocolate, pero hay cosas más profundas. A nivel físico, con el estrés nuestras células se inflaman y sufrimos sobrepeso.

Pero a nivel afectivo, la relación con nuestros padres nos afecta, pues la primera persona que nos alimenta en la vida es mamá, con la leche materna y con el contacto físico, recibimos alimento y atención. Cuando crecemos, seguimos dependiendo de la relación con nuestra madre, y si tenemos sobrepeso es porque no nos hemos llenado de la energía afectiva de mamá, entonces buscamos llenar ese vacío comiendo. Por el contrario, quienes no toleran a su madre y no quieren verla no comen, como sucede en las mujeres anoréxicas o bulímicas, que en el fondo rechazan la figura de su madre.

En cuanto a papá, que es quien nos enseña a tomar decisiones y a poner límites en la vida, cuando no nos hemos llenado de la energía de papá, no sabemos cuándo estamos satisfechos, ni cómo parar de comer o cómo poner límites.

Los pensamientos crean sentimientos

¿Sólo las emociones negativas pueden llevarnos al sobrepeso o también pueden hacernos engordar las emociones positivas como el enamoramiento, la alegría, la euforia?

El enamoramiento no es una emoción positiva, incluso yo le llamo “en amor y miento”. Es una montaña rusa, a veces estás muy arriba, te brillan los ojos, te sientes feliz, generas dopamina y endorfinas, y luego estás muy abajo simplemente porque no te han llamado.

Pero a profundidad en la mente, los pensamientos generan a los sentimientos, y si tienes pensamientos muy elevados sobre el amor, jamás podrás tener un resultado igual de alto. Por esto los pensamientos deben ser equilibrados, presentes, positivos y unificados con la fuente.

¿Por qué es tan común que las personas al casarse dejan de cuidar su aspecto y engordan, acaso comienzan a sentir segura a la pareja?

Primero que nada, cuando al casarse no hay un amor maduro porque en la relación no se vivieron etapas de evolución y maduración antes de llegar al matrimonio, llega el momento en que la pareja ya no se busca tanto ni se manda mensajes con la misma frecuencia de antes. Entonces se olvidan, el enamoramiento se empieza a terminar y la pareja no está preparada para durar. 

Por: Gaby CasavantesFuente: Agencias|
Foto: Thinkstock/GettyImages

Directorio Telefonico Movil

Mirada Latina Radio

Digital Magazine

Banner

-------------------------------------------------------

Publicidad

Banner

PHOTO ALBUMS

canal de youtube

LAS OFERTAS EN TU AREA

INGRESA A MIRADALATINA

ESTADISTICAS

Members : 3623
Content : 2942
Web Links : 6
Content View Hits : 4660256

En Linea

We have 50 guests online
Google Analytics Alternative