Sunday Dec 17

Example of Category Blog layout (FAQs/General category)

La razón científica por la cual los perros se parecen a sus duenos

Last Updated on Friday, 18 December 2015 12:18 Written by Webmaster P. Friday, 18 December 2015 12:11
Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

La razón científica por la cual los perros se parecen a sus dueños

La actriz Kristen Bell con su perro en una foto de 2004

Image copyrightGetty

Image captionLos escogemos porque se parecen a nosotros. Como hacemos con nuestras parejas o nuestros autos, dicen los científicos.

No todos los dueños de pitbulls son hombres musculosos con aspecto de agresivos. Pero los estudios científicos demuestran que escogemos como mascota al perro que más similitudes tiene con nosotros.

Lo verás en cualquier parque: dueños y perros que parecen cortados con el mismo patrón.

 

Puede que te encuentres con un hipster barbudo acompañado de un ser peludo con el que parece compartir peluquero. O con un hombre musculoso y aspecto agresivo que lleva a un pitbull de la correa.

Es probable también que coincidas con una esbelta mujer que corre junto a su galgo afganos, el pelo de ambos ondeando el aire. Pero, ¿por qué la gente escoge mascotas caninas que se parecen tanto a ellas?

La respuesta no es tan superficial como se podría pensar. Y da nuevas pistas sobre cómo se forjaron los profundos lazos que unen a los humanos y a los que se dice son sus mejores amigos.


Es un hecho
De hecho, existen similitudes inesperadas entre la forma en la que escogemos a nuestra pareja y a nuestro perro.

Unas personas circulan con sus perros hacia una feria de mascotas

Image copyrightGetty
Image captionLas similitues van más allá de lo físico.

Michael Roy, de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), fue de los primeros psicólogos en investigar sobre esta idea.

Acudió a tres parques caninos cercanos, fotografió a los perros y sus dueños por separado, y después pidió a un grupo de voluntarios que los emparejaran.

Pronto se dio cuenta que, sin aportar más pistas, eran capaces de decir con bastante precisión quién vivía con quién.

Así que volvió a hacer la prueba, y el resultado fue similar. Y en otros estudios que llevó a cabo a partir de entonces, las conclusiones fueron parecidas.

Es cierto que la mayoría de las veces eran las mujeres de pelo largo las propietarias de los perros con orejas grandes, y que los hombres más voluminosos preferían perros grandes.

Y en otras ocasiones el parecido era más sutil, y tenía que ver con la forma de los ojos.

De hecho, cuando el doctor Roy tapaba en las fotografías los ojos de los dueños y los perros, a los participantes les costaba más acertar con las parejas.

Quizá todo esto tenga que ver con lo cómodos que nos sentimos con aquello que, por una razón u otra, nos es familiar.

Así, puede que nos sea más fácil aceptar en casa a un perro cuyos rasgos encajen con los de nuestra familia.


¿De tal perro, tal pareja (y tal auto)?

Algunos psicólogos incluso creen que esto es una derivación de la manera en la que buscamos a la pareja.

Una persona y un perro disfrazados al estilo del antiguo Egipto

Image copyrightGetty
Image captionPeferimos cualquier cosa que nos recuerde a nosotros mismos.

Existe la teoría de que al juntarnos con alguien que se parece a nosotros aseguramos que nuestros genes son compatibles.

Y según algunos expertos, con esa misma lógica preferiríamos cualquier cosa que nos recuerde a nosotros mismos.

Así, elegiríamos nuestro coche en base a ese mismo criterio: alguien con una mandíbula prominente tendería a comprar, por ejemplo, un jeep.

Y cerrando el círculo: nuestro auto terminaría pareciéndose a nuestro perro. De acuerdo a esta teoría, no solo solemos buscar aquello que sea similar a nosotros en apariencia.

También tendemos a juntarnos con aquella gente que tiene una personalidad parecida a la nuestra.

Hace un par de años Borbala Turcsan, de la Universidad de Eotvos en Budapest, Hungría, decidió investigar si esto se aplicaba también a la hora de escoger mascota.

"La relación con un perro es muy especial", dice la experta.

"No solo son mascotas, sino miembros de la familia, un amigo, un compañero", explica.

"Así que pensamos que podría existir un paralelo entre la forma en la que los escogemos y la manera en la que elegimos pareja".


Sí tienen personalidad

La mera idea de la personalidad canina puede generar muchas dudas.
París Hilton y su perro

Image copyrightGetty
Image captionAlgunas celebridades, como Paris Hilton, parecen haberse convertido en una con su mascota.

Pero experimentos anteriores demostraron que algunos rasgos de personalidad de los humanos tienen su par en los perros.

Por ejemplo, el par de una persona introvertida sería un perro que difícilmente se aleja de las piernas de su dueño.

Así, Turcsan descubrió que los perros y sus dueños solían compartir algunos rasgos del carácter.

"El parecido era incluso mayor del que encontramos entre matrimonios y amigos", remarca.

Sin embargo vieron que la correlación no se explicaba por el tiempo que el dueño y el animal llevaban viviendo juntos.

No parecía que las mascotas hubieran aprendido de sus propietarios y los imitaran.

De hecho, la personalidad parecía inherente al perro.

Por lo tanto, la idea de que elegimos a nuestra mascota para que sea compatible con nosotros no le pareció descabellada a la experta.

Y es que hay relaciones dueño-perro que duran tanto como los matrimonios.

Todo esto nos remonta al tiempo en el que nació esta relación entre los humanos y los que hoy se consideran sus mejores amigos.
Una persona y su perro en un show canino de 1960

Image copyrightGetty
Image captionEl peinado es uno de los elementos que más revelan el parecido de un perro y su dueño. Pero la cosa es más profunda.

 

Los humanos empezaron a domesticar perros hace unos 30.000 años para que les ayudaran a cazar.

Pero poco a poco los fueron criando a su semejanza.

Y el resultado son unos intensos lazos emocionales que superan las fronteras naturales entre nuestras especies.

Hoy nuestros perros se parecen a nosotros, actúan como nosotros y, a diferencia de otras personas, siempre nos corresponden con sus sentimientos.

En muchas formas, son el mejor reflejo de nuestra propia naturaleza.

Lee la historia original en inglés en BBC Future 
David RobsonBBC Earth

 
Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

¿Cuán seguro es comer carne poco cocida?

 
Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionMuchos consumidores prefieren la carne así, rosada y jugosa por dentro. ¿Pero es segura?

Bien hecha por fuera pero rosada por dentro, jugosa. Es seguramente la forma más popular de consumir carne.

Incluso hay quien la pide muy poco hecha, que sangre. "Casi viva".

Pero, ¿cuán seguro es comer carne de esa manera?

Un estudio comisionado por el gobierno de Reino Unido señala que podría entrañar ciertos riesgos.

Concretamente, la investigación Antimicrobials in Agriculture and The Environment: Reducing Unecessary Use and Waste (Antimicrobianos en la agricultura y el medioambiente: reducir el uso innececesario y el despilfarro) dice que las bacterias resistentes a los antibióticos podrían llegar a los humanos de esta forma, por consumir carne que no ha sido cocinada suficientemente.

Que comer carne cruda o poco cocinada podría implicar riesgos para la salud "es completamente cierto", concuerda Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de Carne Vacuna de Argentina (IPCVA).

Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionLos expertos recomiendan cocinar la carne bien. ¿Pero cuánto hay que hacerla?

"Puede implicar riesgos bacteriológicos para toda la población, tanto para los que tienen el sistema inmunitario débil como los niños o ancianos, como los que lo tienen más desarrollado", le explica a BBC Mundo.

Por eso, además insistir en la higiene a la hora de manipular la carne, recomienda cocerla bien, sobre todo cuando son molidas o procesadas.

Aunque es más permisivo con los tan populares filetes, bistecs y bifes.

¿Cómo se transmiten de animales a humanos?

Durante décadas los científicos han advertido que con el uso generalizado de los fármacos en la producción ganadera las bacterias podrían comenzar a desarrollar mecanismos y a mutar para defenderse de estos compuestos químicos hasta hacerse resistentes a ellos.

Los antibióticos suelen utilizarse en la ganadería para tratar animales enfermos.

Pero también de otra forma más polémica: para prevenir que el ganado se enferme o para que aumente de peso con más rapidez.

Este último uso está prohido en la Unión Europea.

Image copyrightGetty
Image captionEn la cría de ganado se utilizan antibióticos, para tratar a animales enfermos pero también con otros fines, más polémicos.

La reseña recién publicada en Reino Unido indica que los microorganismos resistentes a los antibióticos, conocidos también como superbacterias, podrían terminar en el cuerpo de los consumidores habituales de carne poco cocida.

Y como consecuencia esto desembocaría en la resistencia a los antibióticos en los humanos.

Esto último ya es una realidad.

El Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades Infecciosas en Estados Unidos calcula que los virus y bacterias resistentes a los antibióticos provocan 23.000 muertes cada año en ese país.

Y a estos se suman dos millones de enfermos.

Debido a esa resistencia, hace años que la Organización Mundial de la Salud advirtió que estamos ante "el fin de la era de la medicina segura".

Image copyrightThinkstock
Image captionEn China descubrieron una bacteria capaz de resistir el antiótico más potente.

Pero el tema está de nuevo sobre la mesa por el descubrimiento en China de una cepa de Escherichia coli (E. coli) muy resistente a los antibióticos.

Este organismo está presente en los intestinos de los humanos y otros mamíferos. Algunas cepas son inocuas, pero otras producen infecciones graves.

La cepa de E. coli inmune en concreto a las polimixinas fue aislada de una granja de producción intensiva en Shangai durante unas pruebas de rutina.

Según el reporte, publicado en la revista médica The Lancet, los expertos detectaron la resistencia a este tipo de antibiótico en uno de cada cinco cerdos, en el 15% de las muestras de carne y en 16 pacientes.

¿Qué microorganismos se transmiten?

Además de cepas de E. coli perjudiciales para los humanos, hay otros microorganismos que se pueden adquirir al comer carne poco cocida.

Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionLa carne así puede albergar microorganismos, potencialmente dañinos.

Este consumo también se relaciona con el desarrollo de la toxoplasmosis, provocada por el protozoo Toxoplasma gondii y particularmente peligrosa durante el embarazo.

Además, la carne, como otros alimentos crudos, podría albergar microorganismos contaminantes como la Campylobacter, la Yersinia o la Salmonella, sobre todo cuando es de origen aviar.

Y ha habido casos en los que la carne de cerdo poco hecha ha transmitido triquinosis, un parásito casi erradicado de la cadena alimentaria en los países desarrollados.

Así que cocinar la carne sería una forma de frenar la infección de estos microorganismos, señalan los expertos.

Y es que la aplicación de calor es uno de los tratamientos más higienizantes posibles.

¿Qué carnes son más peligrosas?

El Centro para la Ciencia de Interés Público de Estados Unidos (CSPI, por sus siglas en inglés) investigó los datos recopilados durante 12 años por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre brotes provocados por productos cárnicos.

Y con las conclusiones publicó en junio un informe.

Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionSegún in raking del CSPI de Estados Unidos la de pollo es la carne que podría implicar más riesgos.

"Desafortunadamente hemos encontrado una serie de problemas y es difícil señalar a un solo sector de la industria", explicó Sarah Klein, del programa de seguridad alimentaria del CSPI y quien lideró el estudio.

Aún así, la investigación incluía un ranking de las carnes que más riesgo pueden implicar para la salud: pollo, carne molida, filetes, bifes, bistecs, chuletas o cortes de vacuno de ese estilo y pavo.

Pero sea la que sea la carne que escojas, "practica la alimentación defensiva", recomendó Klein en la presentación del informe.

¿Cuánto hay que cocinar la carne?

Jorge Torelli, consejero del Instituto de Promoción de Carne Vacuna de Argentina (IPCVA), también cree en las medidas preventivas.

"Hay dos tipos de productos cárnicos que hay que cocer bien", le advierte a BBC Mundo.

"Las carnes picadas o molidas y los cortes muy cercanos a la superficie", enumera.

Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionLa carne molida hay que cocinarla bien, de modo que quede marrón también por dentro, dicen los expertos.

"Las hamburguesas, por ejemplo, no tienen que quedar rojas en el interior. Tiene que estar todo cocinado, todo marrón", especifica.

"Pero los cortes especiales, los llamados filetes, el lomo, el bife, se puede comer cocido vuelta y vuelta", dice.

"Las bacterias no tienen la capacidad de penetrar hasta el músculo, pero el exterior sí tiene que estar sellado, de color marrón", explica.

Los expertos también recomiendan cocer bien el pollo y el cerdo.

Para asegurarse de que la carne está suficientemente hecha, además de fijarse en el aspecto, la Academia de Nutrición y Dietética de EE.UU. recomienda medir su temperatura de cocción.

Según este organismo compuesto por 75.000 expertos en dietética y nutrición y otros expertos en alimentación, esto se debe hacer con un termómetro para alimentos.

La Academia dice que la carne picada debe alcanzar los 70 grados centígrados internamente para ser segura y los otros cortes unos 62.

¿Qué otras formas hay de prevenir contagios?

"El riesgo bacteriológico podría venir de una mala praxis de los productores", dice Torelli.

"Pero también por la mala manipulación de la carne en el hogar", advierte.

Por eso, hay que evitar la contaminación cruzada, que la carne cocinada y por tanto "desinfectada" entre en contacto con otros alimentos que aún podrían tener riesgos potenciales.

Image copyrightTHINKSTOCK
Image captionNo hay que utilizar la misma tabla de cortar para carne cocida y para la cruda.

Para ello, según el experto es imprescindible separar.

"Hay que utilizar dos tablas, una para cortar la carne cocida y otra para la cruda", dice.

"Nunca hay que usar la misma, aunque se lave", insiste.

Y después de utilizarlas hay que desinfectarlas a conciencia, con jabón y agua.

Además, los Centros para la Ciencia de Interés Público de EE.UU. recomiendan congelar los restos.

Con estas medidas el riesgo de adquirir microorganismos potencialmente dañinos disminuye al máximo, insisten los expertos.

Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

5 maneras para combatir el sobrepeso y la obesidad

 
Combatir la obesidadImage copyrightthinkstock
Image captionLa obesidad ya es una "epidemia" en América Latina. ¿Qué medidas puedes tomar para luchar contra ella?

Unos 130 millones de personas, casi la cuarta parte de la población de América Latina, tienen sobrepeso y obesidad, según los últimos datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

De acuerdo con el Banco Mundial, si no hacemos nada para evitarlo, en 2030 la cantidad de obesos podría ascender hasta el 30% de la población latinoamericana.

Y no se trata tan sólo de una cuestión estética: cada año mueren en el mundo al menos 2,8 millones de personas por sobrepeso y obesidad, indica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A menudo se culpan a los servicios de salud y a la industria alimentaria por no hacer lo suficiente para combatir este mal.

Sin embargo, existen una serie de consejos que tú mismo puedes poner en práctica para peder peso y mejorar tu salud y bienestar.

1. Aprende a cocinar

Un hombre y una mujer cocinando.Image copyrightthinkstock
Image captionCuando cocinamos, somos más conscientes de los alimentos que ingerimos, pero también debemos controlar los productos que compramos.

"Los alimentos ultraprocesados y la comida rápida representan una parte cada vez mayor de lo que las personas comen y beben en América Latina, con resultados muy negativos", dijo en septiembre de este año Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la OPS.

Costa Rica y México se encuentran, de hecho, entre los mayores consumidores de azúcar del mundo, junto con Estados Unidos, Holanda y Nueva Zelanda.

Parece una cuestión obvia, pero aprender a cocinar puede ser una manera muy eficaz de evitar el sobrepeso.

Y es que cuando cocinas eres consciente de los alimentos e ingredientes que incluyes en tu comida.

controlar la alimentaciónImage copyrightthinkstock
Image captionControlar la alimentación es muy importante.

"Aprender a cocinar es lo primero que debemos tener en cuenta para combatir la obesidad y perder peso", le contó a la BBC Tam Fry, vocero del Foro Nacional de Obesidad de Reino Unido.

Y si no puedes cocinar, al menos es importante que prestes atención a los productos que compras.

"La gente no lee las etiquetas y deberíaser más consciente de lo que compra", advierte Try, quien destaca que es importante fijarse en cosas como "la cantidad de gramos de azúcar".

2. Utiliza platos más pequeños

Platos de distinto tamañoImage copyrightthinkstock
Image captionReducir el tamaño del plato es una estrategia que también puede ayudarte a perder peso.

La gastronomía se ha convertido en una moda, así como la manera en la que "vestimos" la mesa.

A los chefs les gusta mostrar sus creaciones culinarias en grandes platos, pero investigaciones recientes dicen que comemos casi todo lo que nos servimos en el plato.

Por lo tanto, si nos servimos de más, también tenderemos a comer en exceso.

Un estudio experimental del doctor Brian Wansink de la Cornell University, EE.UU, reveló que reducir el tamaño del plato de 30 a 25 centímetros supone que consumamos un 22% menos de calorías, pues los platos más pequeños hacen que una porción normal parezca más grande.

Sin embargo, Wansink también descubrió que si utilizamos platos más pequeños -de hasta 24 centímetros-, "nos damos cuenta del autoengaño".

Según esta investigación, utilizar un plato de unos 25 centímetros durante un año podría permitir hacernos perder hasta 8 Kilos.

3. Controla el ejercicio que practicas

Controla el ejercicio que practicas.Image copyrightthinkstock
Image captionExisten muchas aplicaciones gratuitas para monitoriear tu propia actividad.

El aumento de peso y la inactividad suelen ir de la mano.

Según los expertos, mantener un registro de tu propia actividad puede ser una buena manera de controlar cuánto ejercicio practicas.

La doctora Charlotte Jones asegura que "hacer ejercicio durante 20 minutos al día repercutirá en tu salud y te ayudará a perder peso".

"No significa tener que ir al gimnasio o pagar por clases, simplemente caminar supone una diferencia", le contó la especialista a la BBC.

Jones asegura que también es importante "hacerse cargo de la situación".

"Yo hago un seguimiento de mi actividad con una aplicación en mi teléfono. Hay muchas aplicaciones gratuitas que te muestran la cantidad de los pasos que has tomado y te permiten comparar día a día lo que has hecho", agrega.

En caso de que no puedas hacer ejercicio, el simple hecho de estar de pie también es beneficioso.

"La gente está sentada en el trabajo, después en el coche y en frente del televisor. La tasa metabólica llega al mínimo y no es natural", explica el doctor John Buckley, de la Universidad de Chester.

"Los humanos estamos diseñados para estar de pie y en movimiento".

4. Busca apoyo

claseImage copyrightthinkstock
Image captionPerder peso en solitario es mucho más dificil.

Tratar de perder peso puede ser una experiencia muy solitaria, lo que a menudo tiene como consecuencia la falta de motivación. Por lo tanto, el consejo es no hacerlo solo.

Rosemary Conley, quien hace dietas y ejercicio desde hace más de 30 años, asegura que "perder peso sin el apoyo de otras personas es mucho más difícil".

"No hay una solución rápida. Lleva tiempo y es complicado, así que necesitasrodearte de gente positiva que te ayude", sostiene.

Los centros de adelgazamiento y las clases de ejercicio son una buena manera de empezar, pero otra opción es buscar ayuda en internet.

"Los foros de internet son un lugar en el que puedes compartir tanto temores como consejos con otra gente", cuenta Conley.

"También puedes buscar a alguien con quien caminar, si no quieres unirte a una clase. Hay mucha información ahí fuera, así que se trata de reeducarnos a nosotros mismos".

5. No "comas por dos" durante el embarazo

comerImage copyrightthinkstock
Image captionComer demasiado durante el embarazo puede repercutir en la salud de la madre y del niño.

"Es importante derribar el mito de que las mujeres deben comer por dos cuando están embarazadas", asegura la doctora Sally Davies.

La salud de la mujer afecta al útero, lo cual puede tener consecuencias a largo plazo para la salud del niño, incluyendo el riesgo de padecer obesidad de tipo 2.

Rosie Dodds, asesora de la National Childbirth Trust (NCT) de Reino Unido, dice que las mujeres "deben adoptar un estilo de vida más saludable antes de quedarse embarazadas".

"Averigua tu Índice de Masa Corporal (IMC) para saber lo que debes hacer antes y durante el embarazo", explica.

"Es recomendable que aumentes la cantidad de frutas y verduras que comes y los alimentos con alto contenido en fibra, pero además tampoco debes ser demasiado indulgente".

La presión para perder peso rápidamente después del embarazo puede conducir a expectativas poco realistas, pero los expertos recomiendan tratar de moverse más.

"Salir afuera mejora tu estado de ánimo, y obtener apoyo mutuo de otras madres es una gran ayuda", dice Dodds.

10 pequenos cambios para mejorar tu salud

Last Updated on Thursday, 11 June 2015 14:31 Written by Webmaster P. Thursday, 11 June 2015 14:29
Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

10 pequeños cambios para mejorar tu salud

Basta con modificar algunos hábitos para disfrutar de una vida plena y sana. Algunos sencillos cambios como corregir la postura, variar la dieta, cultivar el intelecto o cuidar las emociones provocarán una mejora de tu salud en cadena.

 
10 pequeños cambios para mejorar tu salud

Porque la salud es la inversión que conlleva mayor beneficio, te ofrecemos las claves para tratar de disfrutar de una vida plena.

1. Cuida tu cuerpo

La prevención y la detección precoz de la enfermedad son los dos pilares básicos para mantener el estado de salud. Además de tener unos hábitos de vida saludable, la vacunaciónes fundamental para la prevención. Respecto a la detección precoz, la realización dechequeos periódicos es clave: estudios urológicos para el cáncer de próstata y ginecológicos para cánceres de mama y cérvix, colonoscopias para el de colon, espirometría para EPOC, etc.

Recuerda. Hacerte un chequeo es la inversión que conlleva el mayor beneficio, el de tu salud.

2. ¡Esa postura!

El dolor de espalda de uno de los malestares más extendidos y más sencillos de prevenir. Hacer ejercicios de flexibilización con pilates o yoga y potenciar la musculatura abdominal y dorsolumbar con natación o en el gimnasio son unos pequeños cambios con los que prevenir enfermedades de la columna.

Recuerda. Cuida la higiene postural en el trabajo y realiza un mínimo de 10 minutos diarios de ejercicio: prevendrás el dolor de espalda y ganarás en bienestar.

3. Menos plato y más zapato

Cualquier persona que desee ganar en salud, además de mejorar la dieta, debe aumentar la cantidad de ejercicio físico. Realizar 5 comidas al día, entre las que no deben faltar un desayuno completo formado por lácteos, frutas y cereales integrales y una cena ligera, no bastan para estar sanos: ponerse en forma nos ayuda a reducir los factores de riesgo cardiovascular, además de actuar como relajante emocional.

Recuerda. Practica deporte de forma habitual y ponte unos objetivos reales: te sentirás mejor.

4. Duerme lo suficiente (y un poquito más)

No podemos vivir sin dormir. De hecho, dormir lo suficiente (7-8 horas) y con un sueño de buena calidad es fundamental para mantener una vida saludable.

Recuerda. Si duermes poco o mal, aumenta el riesgo de padecer algunas enfermedades y disminuye tu calidad de vida. ¡Dormir bien es salud!

5. Dale al play

Está confirmado: las personas más activas cerebralmente están más protegidas contra el deterioro cognitivo, lo que se traduce en bienestar y prevención de enfermedades como el alzhéimer o la demencia.

Recuerda. Mantente activo socialmente, lee libros y periódicos, disfruta de la música y la pintura, aprende a tocar un instrumento o un nuevo idioma, haz pasatiempos… ¡Dale trabajo a tu cerebro y detén el deterioro cognitivo!

6. ¡Mójate!

El agua es fundamental para el cuerpo humano, tanto para ayudar a nuestro organismo a recuperar la que se pierde a través de la orina, el sudor o el aliento como para realizar uno de los deportes más completos y recomendables, en el que se trabajan todos los músculos, ligamentos y tendones: la natación.

Recuerda. Nunca esperes a tener sed para beber agua (una media de 2 litros diarios) e intenta nadar al menos una vez por semana: tu cuerpo te lo agradecerá.

7. Reserva 5 minutos al día para relajarte

Aunque los factores de riesgo más conocidos (tabaco, colesterol, hipertensión) son una parte importante, está comprobado que los factores psicológicos también son un gatillo de numerosas enfermedades cardiovasculares como el ictus, la angina de pecho o el infarto de miocardio.

Recuerda. Reduce las sustancias estimulantes y disfruta de actividades relajantes (música, respiración, ejercicios suaves como tai chi): vivir sin estrés es el secreto de una vida longeva y de calidad.

8. Mira el cielo a diario

Habrás notado que tus ojos se resecan mucho los días que haces un uso continuado de tu ordenador o tu smartphone. Esto puede dañarlos porque genera estrés visual e incluso vista cansada y miopía. El mejor consejo para evitarlo es intentar mantener la pantalla al menos a 50 cm de distancia y aplicarte colirio cuando notes tus ojos secos.

Recuerda. Tómate un breve descanso de tus pantallas cada 2-3 horas, mira al cielo o al horizonte y parpadea con frecuencia: ganarás en salud ocular.

9. ¡Sonríe!

Las emociones positivas, como la alegría, el entusiasmo, la satisfacción o el orgullo, son una fuente necesaria de bienestar y calidad de vida y proyectan una imagen nuestra más atractiva, lo que favorece que otras personas positivas deseen aproximarse a nosotros.

Recuerda. Si evitas sonreír porque no te gusta el aspecto de tu boca, ponle remedio de inmediato con una ortodoncia, unas carillas de porcelana o un blanqueamiento dental. Porque si te ríes, liberas el estrés y la ansiedad y ganas en salud física y mental de manera inmediata.

10. Quiérete mucho

Verse bien es sentirse bien. Si alguna parte de tu anatomía no te gusta, sigue los nueve consejos anteriores: deporte, dieta equilibrada, manejo del estrés y abandono de los malos hábitos. Además, la dermatología y la cirugía estética te ofrecen variadas soluciones, tanto para corregir, como para mejorar.

Recuerda. El elixir de la eterna juventud no existe, pero está en tu mano retrasar el envejecimiento y modificar tu imagen.

¿Por qué el ejercicio funciona como un antidepresivo?

Last Updated on Monday, 29 November 1999 16:00 Written by Webmaster P. Wednesday, 05 November 2014 11:57
Attention: open in a new window. PDFPrintE-mail

Seguramente has notado que cuando realizas una actividad física cambia tu estado de ánimo. Efectivamente, esta es una de las mejores opciones para mantener la sensación de felicidad. Incluso,...


¿Por qué el ejercicio funciona como un antidepresivo? Cortesía: Getty

 

Seguramente has notado que cuando realizas una actividad física cambia tu estado de ánimo. Efectivamente, esta es una de las mejores opciones para mantener la sensación de felicidad. Incluso, recientes investigaciones confirman que el ejercicio funciona como un antidepresivo.

Con el ejercicio físico se generan cambios en el sistema músculo esquelético que ayudan a expulsar de la sangre una sustancia que se acumula a causa del estrés y se sabe que son perjudiciales para el cerebro”, explica Jorge Ruas, investigador del Departamento de Fisiología y Farmacología, Instituto Karolinska.

 

Cambios en el músculo esquelético, la clave

De acuerdo con un estudio del Instituto Karolinska, el ejercicio aumenta en el músculo esquelético la proteína PGC-1A1 y las enzimas KAT, que convierten quinurenina (sustancia formada durante el estrés) en ácido quinurénico. Esta última sustancia no es capaz de pasar de la sangre al cerebro y funciona como un mecanismo de protección contra la depresión.

Es posible que este hallazgo lleve a encontrar un tratamiento farmacológico para aliviar la depresión. La clave está en la función de estas sustancias en el músculo esquelético en lugar de dirigirse al cerebro”, dice Ruas.

Con el ejercicio se generan cambios bioquímicos sobre el músculo esquelético que a su vez provocan un efecto de desintoxicación que protege al cerebro de la depresión, así como de bajos estados de ánimo.

 

 

Ejercicio, antídoto contra la depresión

La evidencia de que el ejercicio regular mejora el estado de ánimo en personas depresivas ya se había establecido en estudios anterior, la diferencia es que se trataba a nivel cerebral.

Cuando se realiza una actividad física intensa y regular, por lo menos tres veces a la semana durante 60 minutos, se liberan endorfinas, sustancia que aumentan el estado de bienestar y disminuyen la sensación de dolor emocional.

El ejercicio es un antidepresivo natural porque estimula las funciones de la norepinefrina, neurotransmisor que mejorar el estado de ánimo.

Otra explicación es que al aumentar la temperatura del cuerpo se reduce la tensión muscular, creando una sensación de relajación.

 

A nivel emocional, permite acabar con los pensamientos negativos; potencia las habilidades y refuerza la creencia de que es fácil cumplir un objetivo, por ejemplo, lograr perder peso o ponerte en forma.

No es exagerado decir que el ejercicio regular mejora las funciones y el desempeño cerebral. Es es tan eficaz como cualquier antidepresivo. En realidad, una medicina maravillosa”, afirma John Ratey, profesor asociado de psiquiatría en Harvard Medical School.

Para obtener los beneficios del ejercicio como un antidepresivo natural es necesario activarse. Lo ideal es mantener rutinas de resistencia y aeróbicas. De tres a cinco sesiones por semana, con una duración de 45 a 60 minutos, sugiere Chad Rethorst, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center, Dallas.

Así que al hacer ejercicio también te proteges de la depresión. ¿Cuánto tiempo dedicas a la semana?

 

 

Page 1 of 5

Directorio Telefonico Movil

Mirada Latina Radio

Digital Magazine

Banner

-------------------------------------------------------

Publicidad

Banner

PHOTO ALBUMS

canal de youtube

LAS OFERTAS EN TU AREA

INGRESA A MIRADALATINA

ESTADISTICAS

Members : 3621
Content : 2942
Web Links : 6
Content View Hits : 4106895

En Linea

We have 23 guests online

Syndication

Google Analytics Alternative